Le trou dans la banquise

Comme le phoque qui disparaît par un trou dans la banquise
Busco un contenedor lleno de agua de mar para tirarme de cabeza en el. Dejar atràs este aire envenenado, no necesitar más de los pulmones. Silencio y paz.

Percorro só día tras día o camiño marcado, cargado coa mochila do ordenador, hai un océano que bate á miña beira, e me salpica pero non consegue envolverme, a auga seca pronto sobre a miña pel quente. Segue o mamífero terrestre a envexar as baleas.

Je pense au phoque qui glisse sur son ventre et disparaît dans le trou de la banquise
Abro uno a uno cada contenedor en el pasillo que dejan entre si las vias del tren y nada, guantes usados, trapos sucios de aceite, esprays vacíos de grasa, nunca el olor salado del agua de mar.

O océano ronca nas furnas dalá embaixo, lonxe, a sua condición impídelle atrapar animais cos pulmóns pequenos. Segue o seu canto rouco transportado pola neboa, formando unhas diminutas pingas salgadas no meu pelo de animal de aldea.

Algo dese sal penétrame a pel, pero sigo, triste lobo sen monte, rodeado de peixes e algas sen alimento de proveito. A debecer pola manada, meu fogar tan imperfecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: