La lengua que recibimos de nuestros padres

De pequeño nuestra madre nos enseñaba que no se dice “petar a la puerta” sino “llamar a la puerta”, además de muchas otras correcciones que intentaban eliminar la contaminación de nuestro castellano. Sin embargo, le seguíamos llamando “peja” a la “urraca”, “carballo” al “roble” y “cachopeira” a “un conjunto de ramas que nacen de unSigue leyendo “La lengua que recibimos de nuestros padres”

Afuera y adentro

Esta el mundo de ahí afuera, con su viento que sacude esa planta de hojas grandes contra los cristales de la ventana en la cocina. Se escucha pasar rápido dejando sólo sus ruidos contra los muros de la casa. Está nuestro mundo de aquí dentro, con sus rincones para dejar las llaves, su sofá vacíoSigue leyendo “Afuera y adentro”

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora